Certificado FR y materiales ignífugos en la impresión en gran formato

on 03/06/2019

Qué es el código FR

La legislación clasifica el uso de los materiales con los que se construye un edificio así como los que se utilizan para cubrir sus paredes, techos y suelos, tanto interior como exteriormente, con el objetivo de garantizar la evacuación de los ocupantes de un área cerrada en caso de incendio.

Y la certificación de Retardancia al Fuego (FR) es el documento que valora oficialmente el grado de resistencia al fuego de los materiales ignífugos.

Puesto que los materiales impresos revisten elementos estructurales de los edificios y cubren sus espacios, el código FR que les es propio afecta directamente a la actividad de todo el sector de la impresión, en particular a la impresión en gran formato, sean fabricantes, impresores o clientes.

Cuántos códigos existen actualmente

Cada país de la Unión Europea ha desarrollado a lo largo del tiempo pruebas con métodos muy diferentes para valorar el grado de la reacción ante el fuego de los materiales de construcción, lo cual hace que la comparación entre certificados sea especialmente complicada.

Como consecuencia de ello, de la libre circulación de mercancías y de la globalización de servicios, entre ellos los de impresión, la confusión está servida.

En los códigos utilizados para definir el grado de resistencia al fuego que tiene un material de impresión, ¿quién podría, por ejemplo, establecer la diferencia entre la Certificación B1 alemana y la M1 francesa?

Como hemos dicho, en buena medida ello se debe a que cada país tiene sus propios criterios y códigos de medición y no siempre son fáciles de equiparar, puesto que dichos criterios están relacionados básicamente con la legislación local referida a la construcción y mantenimiento de edificios, diferente en cada uno de los países de la Unión Europea.

Qué certifica exactamente el código FR europeo

La tendencia en la Unión Europea es armonizar todas las clasificaciones de acuerdo a un criterio estándar, en nuestro caso la norma EN 13501-1:2007 +A1:2009, que evalúa la resistencia al fuego y la reacción ante las propiedades del fuego de un material determinado.

  1. Resistencia al fuego. Se mide la capacidad de resistencia al fuego de un producto o material, aplicándole una pequeña llama siguiendo las instrucciones de la norma EN-150 11925-2:2002.
  2. Reacción ante las propiedades del fuego. Se mide el comportamiento y la contribución del material a la expansión del fuego, exponiéndolo a un ataque térmico por un solo elemento ardiente de acuerdo a las normas EN 13823:2002.

Una vez realizada la prueba el material se clasificará de la siguiente manera, pongamos como ejemplo: Reacción a la clasificación al fuego B-s1, d0.

  • B es el indicador principal. El nivel más alto posible es A y el comportamiento más bajo es F.
  • s1 es un indicador adicional, referido a la producción de humo. La clasificación más alta en cuanto a ausencia de humo es s1 y la más baja s3.
  • d0 es otro indicador adicional referido a la formación de gotas incandescentes, siendo d0 la mejor valoración y d2 la peor.

Comparación entre clasificaciones en Europa

Para ilustrar la complejidad de la situación actual en la UE, reproducimos este cuadro comparativo publicado por el fabricante de láminas autoadhesivas Avery en su Boletín Técnico 1.31.

El cuadro y su nota explicativa al pie, presentan una panorámica de las clasificaciones vigentes en Alemania, Francia y Reino Unido y las compara con el intento de armonización establecido por la Unión Europea.

certificado_fr_cuadro
Fuente: Avery, Boletín Técnico 1.13

Certificados, materiales y ubicaciones

Para añadir un grado de dificultad mayor, esta clasificación que afecta a la impresión en materiales ignífugos sólo es aplicable a instalaciones verticales, colgantes o montadas sobre un sustrato no combustible, y a aplicaciones horizontales fijadas al techo o suspendidas del mismo.

En segundo lugar se encuentran los materiales diseñados para revestir el suelo, que tienen una doble clasificación señalada con el sufijo “fl”, sin información sobre la generación de gotas incandescentes. Por ejemplo: Bfl-s2.

Finalmente, en el caso de las láminas autoadhesivas, que se aplican sobre una superficie determinada o sobre otras láminas autoadhesivas, debería analizarse la combinación de ambos productos para determinar la reacción ante el fuego.

Conclusiones finales

  • Al solicitar una certificación sobre el comportamiento de un material ante el fuego, el cliente debe asegurarse de que dicha certificación cumpla los requisitos que se solicitan.
  • Es importante tener presente que la clasificación sólo se aplica al producto mencionado en el documento técnico correspondiente.
  • Es necesario tener en cuenta que cuando se unen dos materiales distintos con una clasificación determinada, el resultado no es automáticamente un producto con la misma clasificación.
  • Aunque la clasificación Euroclass está cada vez más extendida en nuestro sector, todavía nos encontramos en numerosas ocasiones con las identificaciones francesas M1 y M2 y la alemana B1, que como puede observarse en la tabla anterior son todas ellas excesivamente genéricas.
  • Esperamos que en un futuro próximo todos los fabricantes se ciñan en sus clasificaciones a la norma Euroclass.

Recursos adicionales

Avery

Diagonal 80Certificado FR y materiales ignífugos en la impresión en gran formato